El frío y las bajas temperaturas del invierno repercuten en nuestra piel, y especialmente nuestro cutis, al tratarse de una zona expuesta a la lluvia, frio o nieve y en la que la piel es más fina. Para evitar que la deshidratación y las arrugas…