Retrasar la aparición de los principales signos del envejecimiento es posible con unas simples pautas. A continuación te contamos cómo hacerlo.