Darse un chapuzón en la piscina es, sin duda, uno de los placeres del verano. Con un poco de prevención y simples cuidados al salir del agua, podremos disfrutar del baño sin consecuencias posteriores.