Siempre se suele decir que las mujeres estamos mejor depiladas en invierno que en verano. ¿Por qué?

En invierno, debido al frío y a que nos tapamos más, puede pasar algo más de tiempo hasta que nos depilamos. Gracias a esto, conseguimos mejores resultados, ya que el vello crece más y favorece la depilación. Es más complicado también que los pelos enquistados aparezcan.

En cambio, en verano, solemos depilarnos mucho más a menudo, por lo que al vello no le da tiempo a salir y puede ser que algún pelo se enquiste.

¿Qué hacer ante esta situación tan desagradable?

Cómo quitar pelos enquistados

Hay situaciones en las que nos depilamos y se queda algún pelo enquistado. Este suele ser muy molesto y, en ocasiones, doloroso, además de complicado, por lo que es importante saber cómo quitar pelos enquistados correctamente.

Hay varios métodos y trucos para conseguir que este vello enquistado o enterrado salga y consigamos eliminarlo por completo.

Preparativos previos a la eliminación del pelo enquistado

Es importante que realices y tengas claros los preparativos previos. Debes saber cómo quitar el vello enquistado correctamente. Es básico que tengas en cuenta algunos aspectos en cuanto afeitado y depilación:

  • Prepara la piel para la depilación. Suaviza con agua tibia o con una toalla húmeda para aplicar el jabón (preferiblemente antibacteriano).
  • Comprueba que las cuchillas están en buen estado y haz la depilación a la misma dirección en la que crece el cabello.
  • Evita las maquinillas eléctricas, ya que dirigen el pelo en todas las direcciones, y usa una maquinilla desechable de una sola hoja.

Además de estos consejos que te hemos mencionado, los profesionales recomiendan la depilación láser para evitar los pelos enquistados. También existen cosméticos específicos para ello.

Pasos para extraer el pelo enquistado

Aunque lo idóneo sería acudir al médico, si tienes un vello muy a la vista y sigues estos pasos con cuidado, podrás retirarlo tú misma:

  • Exfolia de manera concienzuda la zona.
  • Desinféctala con jabón antibacteriano o algún antiséptico y agua tibia.
  • Usa pinzas desinfectadas.
  • No fuerces demasiado a la hora de retirar el vello enquistado. Ayúdate de una compresa caliente o una manzanilla para hacerlo salir a la superficie.
  • Si no te es posible, acude al médico para evitar que el problema empeore.

 

Si no sabes cómo quitar pelos enquistados o, en tu caso, lo ves complicado, no dudes y acude a un profesional. Estos pelos no son un problema muy grave, pero debe de tenerse en cuenta tanto su eliminación como su prevención.