Una ducha puede ser el mejor aliado de tu bienestar, pero si lo hacer mal, puede convertirse en un enemigo para tu piel. Te contamos qué evitar para que la ducha sea todo lo beneficiosa que debe.